EL Ojo de Agua de los Gálvez

El Ojo de Agua de los Gálvez es una coproducción con FOPROCINE-México. Los habitantes de esta comunidad tienen el compromiso de mantener viva su cultura a como dé lugar.


Detalle de la Capilla en el Ojo de Agua de los Gálvez con la figura del Santo Niño de Atocha en el fondo.


Largometraje documental próximo a estrenarse sobre José Gálvez, quien a pesar de vivir en Los Ángeles, California, ha decidido no abandonar su casi deshabitada ranchería El Ojo de Agua en México. Ahí está la historia de sus antepasados, sus recuerdos más queridos y sus vivencias más intensas. En su determinación ha contagiado a otros a seguir sus pasos. El documental expresa el amor que este hombre siente por su historia y la de los suyos y la dignidad con que se niega a dejar que se pierda.


El Ojo de Agua de los Gálvez es una coproducción con FOPROCINE-México. El rodaje del documental lo llevamos a cabo durante el 2019 y el 2021, en el Ojo de Agua, Jalisco, y Los Ángeles, California.

Pronto daremos información de su estreno. Mientras, te invitamos a ver el trailer de la película.



El origen del proyecto


El primer contacto que tuvimos con José Gálvez y su familia, fue realizando una serie de videos sobre los artesanos detrás de la tapicería fina de Cisco Home, que nos permitió conocer sus habilidades para crear sofás, sillas y camas, entre otros muebles. Por otro lado, descubrimos su amor por los caballos y lo que realmente es su primer oficio, el de jinete.


Poco después, convivimos más con la familia Gálvez cuando hicimos el documental titulado “Artesanos / Artisans” para el programa televisivo Artbound del canal KCET-Link, donde exploramos el rol que desempeñan los artesanos migrantes para hacer de la ciudad de Los Ángeles una capital creativa.


Conforme nos fuimos conociendo, llegó un momento en que José y su esposa, Lucrecia, nos platicaron de su ranchería el Ojo de Agua de los Gálvez, ubicada en el Noroeste de Jalisco, muy cerca de la frontera con Zacatecas; y el gran esfuerzo que hacen de organizar, desde cuatro años atrás, a casi 2,500 kilómetros de distancia, la fiesta patronal en honor del Santo Niño de Atocha, que da cohesión a su comunidad.


El antiguo edificio de la escuela Miguel Hidalgo en el Ojo de Agua de los Gálvez.


Detalle del rodaje con José Gálvez para el documental El Ojo de Agua de los Gálvez.


La ranchería


El Ojo de Agua de los Gálvez es una ranchería de unas 15 casas a la que se llega por una camino de terracería a 30 minutos de la carretera. Es una tierra única, llena de rocas, cactus y sembradíos de maíz. Las pocas casas que hay se confunden con la tierra y la maleza. Están hechas de adobe y tierra y es difícil verlas desde lejos porque su color es igual al de las rocas y están como escondidas o mimetizadas con el paisaje.


Las casas son verdaderos museos vivientes que han presenciado la vida de muchas generaciones de mexicanos. Las construcciones incorporan las edificaciones anteriores. Por ejemplo, en una casa puedes encontrar una pared de lo que fuera una cocina en el 1900 o pasar por el marco de una puerta de la misma época. Los vestigios de la arquitectura y la vida pasada se encuentran por todas partes y son parte del mobiliario actual.


La experiencia de estar en El Ojo de Agua y conocer a su gente muestra una parte de la mexicanidad que nos parece muy valiosa. Es gente de trabajo duro y de mucha entrega a su forma de vida. Tienen el compromiso de mantener viva su cultura a como dé lugar. Es una comunidad única que no habíamos visto en otras partes de México. Hay mucho amor a la naturaleza, al campo, una sensibilidad para representar la belleza. Eso se nos hace de lo más hermoso, un lugar así es un ejemplo para nuestros compatriotas.


Para nosotros, lo más valioso que tienen los actuales habitantes de El Ojo de Agua y los que ahí nacieron son sus recuerdos y sus historias. Todo el tiempo están intentando regresar a ellos. Los recuerdos encierran sus costumbres, sus tradiciones, la vida en comunidad, su cultura, la cultura de una parte de México que se niega a desaparecer a pesar de la migración, la casi extinción de la vida comunitaria, la modernidad y el individualismo.


La historia de El Ojo de Agua de los Gálvez es la historia de muchos poblados del México actual que han quedado casi deshabitados. La gente se ha visto obligada a emigrar por causas como la falta de empleo, el descuido al campo por parte de los gobiernos, la falta de agua. El documental reflexiona sobre lo que se pierde cuando esto sucede: la cultura, las tradiciones y también sobre cómo se dañan las relaciones afectivas y comunitarias.